• Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle

Migrantes

Por Alicia Menises
Texto curatorial, Museo FAyD oberá Misiones / MUBA Resistencia Chaco, 2014

La condición de migrante es propia de los seres vivos, implica desplazamiento y una toma de decisión que contiene el anhelo de un cambio para la continuación de la vida.

La posibilidad de cambio, a su vez lleva consigo premisas tales como elección, adaptación, asimilación o transformación, entendidas todas como formas de transitar hacia un posible distinto.

En forma individual o colectiva este proceso de cambio es uno de los temas que Andrés Paredes desarrolla en sus últimas obras presentadas en las exposiciones Gurí en Buenos Aires, y Exuvia en Posadas. En ellas recurre, a través de una visión personalísima, a la naturaleza y fija su mirada en insectos – mariposas, libélulas y chicharras - en los que asienta su metáfora sobre migración y transformación.

En esta muestra propone un acercamiento poético a una experiencia de vida colectiva propia de nuestra zona. Teje mediante sensaciones visuales y auditivas diferentes momentos de un mismo espacio natural que fue transformador y transformado. Evoca la experiencia vital de una naturaleza en estado virginal y su paulatina transformación en tierra pródiga para el cultivo.

A su vez, el artista establece un diálogo entre su obra y la de Bárbara Kiener, la profesora que le enseñó la técnica del Scherenschnitt o papel cortado. Este diálogo deja en evidencia que de una misma técnica pueden resultar diferentes visiones de un mismo contexto.

En Bárbara, esta tradición cultural le permitió traducir, comprender, asimilar una forma de vida propia de esta región. Para Andrés, sin embargo, esta técnica tradicional en Alemania y Suiza, significó la posibilidad de crear su propio lenguaje visual cuando la expandió hacia la tercera dimensión y la traspuso a otros materiales. Convirtiéndolo en una forma singular de presentar la espesura y la trama del entorno natural; resultado de una vivencia internalizada desde la infancia.

Un lenguaje propio y obras que evocan la experiencia vital cotidiana y la pasada; son el producto de un sinnúmero de capas de sentido que van construyendo una memoria. La de aquellos que alguna vez tuvieron la determinación de migrar.