Poema por Gabriela Nafissi
 

La maleza ha sido cortada

Un trazo orgánico

a siniestra                                                                                            se tiñe

de sangre y sarmiento

                                                                                                                                 a- hora. En este sitio

Al  desierto y  a la montaña les conviene

                           despojarse del vestido de quinina

                           las alas serán los ojos de la lechuza

tamizados por la tierra rocosa

                           restos de vino

                           madera triturada por hormigas supuestas

Pigmento

para la paleta inaudita

Mil piedras encienden el fondo del pasillo

                             habitamos la cúpula

                                                                                no esperando nada

SUCEDE

                                                     El canto de ella

                                                                                          Se arranca el nombre de alguien

                 pero no del todo

De tanta oscuridad 

La luz anima el círculo de fuerza.

Energía blanca para la cantora

Los hilos de María

tejen los de Ariana

Laberinto de viñas y sarmientos

El sonido del serrucho es señuelo

de nuestro sedimento

una viola suelta pentagramas encorsetados por otros

Y hace suyos los cambios de ánimo del viento.

Flotamos entre tramas sonoras 

           Nos sumergimos en el tiempo detenido de esos cuerpos

                                                                                             a- hora. En este sitio

Lo nuevo y lo viejo se disjuntan. El juego de niños

Hace olvidar el rigor de la selva y la trae de vuelta.

Le ha hecho crecer una luz de Luciérnaga 

a la niña de rulos

compartiendo el trazo izquierdo

y la firma de artista

                                                                                             a - hora. En este sitio 

Los cuerpos

se hacen de aromas y texturas

de sauce y lavanda 

prestadas por el buen vecino

Iremos a buscar en el rugido del viento

La amenaza de lluvia

Haremos con las contingencias 

  costuras nuevas

Es el peso del tiempoestanque

El que consiste

de sabernos cocidos a mano

Los hilos tramaron un espacio- tiempo anterior

Los trazos dieron forma al por- venir

Un acto

cruza el río

Sin saber lo no sabido

Salto en largo

Picasso acude a la cita 

No busco, encuentro

el hallazgo antecede

                                  a lo encontrado

                                                                                                 a- hora en este sitio

            

Ya estaba la luz 

 

en la Otra mano

la del niño ambidiestro.

Aprés coup

                 

                   de artista